El presidente de Campofrio Food Group, Pedro Ballvé, se mostró hoy optimista respecto al cierre del ejercicio en curso, en el que espera obtener un balance positivo y superar los resultados de 2008, lo que "hubiese sido más difícil" de alcanzar si no hubiese acometido la fusión con Groupe Smithfiel, debido a la crisis. En rueda de prensa en el marco del XXIV Congreso Aecoc, Ballvé destacó que la unión con Smithfield ha permitido además racionalizar la deuda de la compañía, que asciende a unos 460 millones de euros al cierre del primer semestre y que "ha quedado perfectamente planificada" hasta 2016.