Desde Diciembre de 2012, la Reserva Federal compra cada mes en el mercado 85.000 millones de dólares en activos. De ese importe, 40.000M $ corresponden a deuda hipotecaria -¿para cuándo el BCE hará algo similar que permita una financiación más barata de las pymes españolas, por ejemplo?- y los 45.000M $ restantes a deuda pública -más difícil que el BCE vuelva a aplicar este tipo de acciones, teniendo en cuenta que aunque ya lo hizo en su día, supuestamente lo tiene prohibido-.
Con esta labor intervencionista y, hasta la fecha, efectiva, la FED ha intercambiado con los inversores títulos (la FED los compra) por dinero (los inversores reciben cash), de ahí que llevemos tanto tiempo hablando de que el famoso QE3 -tercer Quantitative Easing aplicado desde 2009- es una inyección masiva de liquidez en los mercados y la economía.

De momento, la política monetaria expansiva llevada a cabo por la FED desde que comenzó la crisis, ha venido acompañada de un gran ejercicio de transparencia, clave del éxito de la misma. En cada comunicado y en cada comparecencia, los miembros de la FED, con su presidente Bernanke -quien dejará de serlo en 2014, por cierto- a la cabeza, han telegrafiado sus intenciones con un alto grado de acierto en sus previsiones económicas, que ya les gustaría a otros bancos centrales haber tenido -el BCE y el Banco de Japón deberían sentir envidia y seguramente la sientan-.

Con los QE´s se ha logrado eliminar el riesgo sistémico -en 2008 todos escuchábamos que era el fin del capitalismo y la caída del "imperio americano"-, revertir la recesión y alcanzar un crecimiento económico del 2% en media anual, estabilizar el sector inmobiliario tras el pinchazo de los precios desde 2007 y lograr que los precios hayan repuntado ligeramente en los últimos meses, reactivar el consumo -que representa el 60% del PIB de Estados Unidos- consiguiéndose, por último, un punto de inflexión en el aumento del paro, el cual ha ido remitiendo desde el 10% en 2009 hasta el 7.6% actual, aunque aún lejos del objetivo de la FED, en el 6.5%.

También hay que decir que ello vino acompañado de una recapitalización bancaria rápida y ágil en 2008-2009 -sin prejuicios de ningún tipo, como ocurre en algunas regiones de Europa- por parte del sector público, lo que propició un tremendo déficit de dos dígitos en EEUU, pero que no desencadenó una crisis de deuda -como en Europa- por la monetización de la misma a través de las mencionadas acciones de la FED -compra de deuda-. Estos estímulos monetarios y fiscales de libro, han sido hasta el momento perfectamente coordinados por las autoridades de los Estados Unidos con efectos positivos.

Pero no todo es color de rosa, desde hace ya tiempo los críticos de este tipo de medidas argumentan que la inflación futura puede ser un peligro de una envergadura hoy inimaginable. La respuesta de la FED fue, y es, que los riesgos de no aplicar los QE eran y son mayores que los que implican llevarlo a cabo -creo que este argumento contra los QE´s no tiene mucho sentido con un IPC por debajo del 2%, como tiene EEUU en estos momentos, y con un futuro prometedor en cuanto a autoabastecimiento energético se refiere, más barato que en otras muchas regiones del mundo, por lo que este concepto no presionará los precios al alza como ha hecho durante las últimas décadas-.

Sin embargo, existe otro argumento consistente en que la FED está forzando a personas, empresas e inversores a asumir más riesgos de los necesarios en su toma de decisiones económicas -objetivo intencionado por la FED, dado que se había llegado al extremo de guardar el dinero "en el calcetín" reduciéndose la actividad económica a la mínima expresión-, es decir, al haber reducido las rentabilidades de los bonos (mercado de renta fija) hasta mínimos históricos vía compra -y por tanto, subida de los precios- de bonos, nos vemos "obligados" a buscar alternativas en otros activos de riesgo, siendo el mercado de valores, la bolsa, las acciones, donde hemos visto la mayor actividad y las revalorizaciones más altas, especialmente en la bolsa de Nueva York, pero también en el resto del mundo -¿qué habría sido de nuestro Ibex sin los QE en EEUU? mejor no pensarlo...-. En definitiva, se llega a hablar de burbuja -exagerado en mi opinión-. En cualquier caso, sí parece más un debate de valoraciones fundamentales, bien es verdad que desde 2009 el SP500 ha subido un +140%, pero este rally ha venido acompañado de un crecimiento de similar proporción en los beneficios de las cotizadas o BPA´s. La pregunta sería ¿van a continuar creciendo al mismo ritmo de los últimos 4 años?

Llegados a este punto, es muy importante recordar las últimas previsiones publicadas por la Reserva Federal en cuanto a la economía (vs las anteriores de hace tres meses):

- Crecimiento PIB para 2013: +2.3%,+2.6%. Frente al +2.3%,+2.8% estimado en Marzo.
- Crecimiento PIB para 2014: +3%, +3.5%. Frente al +2.9%, +3.4% estimado en Marzo.
- Crecimiento PIB para 2015: +2.9%, 3.6%. Frente al +2.9%, +3.6% estimado en Marzo.
- Tasa de paro en 2013: 7.2%, 7.3%. Frente al 7.3%, 7.5% estimado en Marzo.
- Tasa de paro en 2014: 6.5%, 6.8%. Frente al 6.7%, 7% estimado en Marzo.
- Tasa de paro en 2015: 5.8%, 6.2%. Frente al 6%, 6.5% estimado en Marzo.
- IPC (inflación) 2013: 1.2%, 1.3%. Frente al 1.5%, 1.6% estimado en Marzo.
- IPC (inflación) 2014: 1.5%, 1.8%. Frente al 1.7%, 2% estimado en Marzo.
- IPC (inflación) 2015: 1.7%, 2%. Frente al 1.8, 2.1% estimado en Marzo.
- Primera subida de tipos de interés prevista en 2015 por amplia mayoría.

Conclusión: La economía crece a un ritmo superior al inicialmente previsto y cada vez será más vigoroso (seguramente más del +3% tanto en 2014 como en 2015), de la mano viene también la mejora -aún mayor de lo previsto inicialmente- del mercado laboral, situándose la tasa de paro en el 6.5% probablemente entre el 2014 y 2015, nivel objetivo de la FED para retirar el QE3 y comenzar a endurecer la política monetaria. Pero lo realmente sorprendente -o no tanto si recordamos lo que decía anteriormente sobre que EEUU va camino de ser autosuficiente en materia energética- es que los precios seguirán más que controlados, con una inflación máxima del 2% en 2015, lo cual da margen a la FED para mantener su política monetaria expansiva, su QE3 y sus tipos ultra bajos en el 0%-0.25% por el tiempo necesario hasta que se vayan cumpliendo las previsiones, o al menos, para ir endureciendo su política monetaria muy poco a poco, sin dañar al mercado demasiado y evitando un repunte de la volatilidad mayor del deseado -aunque sea inevitable ver algún tipo de impacto-.

Las declaraciones de Bernanke refuerzan estas previsiones de la FED y aclara que la retirada del QE3 se irá realizando progresivamente a finales de este año y hasta mediados de 2014, cuando esperan no tener que seguir comprando activos, siempre y cuando se cumplan las previsiones indicadas, señala. El dólar sube con fuerza contra el resto de divisas, repuntan las rentabilidades de los bonos al tiempo que bajan sus precios, mientras que la renta variable tiene comportamiento mixto, SP500 cae algo más de medio punto porcentual al tiempo que los futuros japoneses recuperan terreno con más claridad en el momento de las declaraciones del presidente de la FED.


Me cuesta creer que a medio y largo plazo vayan a desaparecer los compradores en bolsa con previsiones de crecimiento mayores que en años anteriores -más crecimiento de los beneficios empresariales por tanto-, con los precios bajo control y con los estímulos monetarios presentes prácticamente un año más -aunque se vayan reduciendo-. Sí me preocupa más el mercado de bonos, donde los inversores conservadores pueden verse perjudicados temporalmente.

Parece que Bernanke quiere dejarnos pasar unas vacaciones y un verano tranquilos, o al menos esa es su intención.

Pablo del Barrio
Agente de Inversis Banco
www.pablodelbarrioquintana.es