Cajamar obtuvo un beneficio neto de 49,6 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que representa una caída del 20% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, debido a las mayores dotaciones voluntarias realizadas.