Caja Madrid ha desechado la emisión de cuotas participativas -instrumentos similares a las acciones, pero sin derechos políticos- tras anunciar que sacará a bolsa, "en noviembre si el mercado lo permite", el 30% de una corporación financiera, denominada "Proyecto Cibeles". Así lo aseguró hoy tras la presentación de los resultados del primer trimestre el presidente de la entidad, Miguel Blesa, quien matizó que la posibilidad de emitir cuotas "no está encima de la mesa ni en el cajón". Blesa señaló que, con el consentimiento del Banco de España, el Consejo de Administración aprobó ayer una fórmula de salida a bolsa de alrededor del 30% de una corporación que integra las empresas de servicios financieros diversificados del Grupo Caja Madrid, valorada en 2.500 millones de euros y que nace con unos activos de 20.000 millones y un beneficio neto superior a 200 millones.
Con la salida a bolsa esperan captar en principio 750 millones de euros, aunque todavía no saben si lo harán mediante venta de las acciones propiedad de la caja o con una ampliación de capital. Blesa insistió en que la voluntad de la entidad es mantener en el futuro el control en el Grupo cotizado, con una participación en todo caso igual o superior al 51%. Asimismo, explicó que esperan estructurar la oferta en dos tramos, uno institucional, al que se reservará entre el 60 y el 80% de las acciones, y otro para minoristas (clientes y empleados, incluyendo directivos), al que se destinarán entre el 20 y el 40%. En principio, la salida se prevé para noviembre, aunque el presidente de la entidad insistió en que si el mercado lo imposibilita, "no habrá ningún problema en retrasarlo". La salida se llevará a cabo mediante una fórmula mixta de una oferta pública de venta (OPV) y una oferta pública de suscripción (OPS), y el porcentaje de colocación se concretará en las próximas fases de ejecución del proyecto. El Proyecto Cibeles integrará inicialmente trece participaciones de empresas de servicios financieros especializados, incluyendo, entre otras, Altae Banco, Caja Madrid Bolsa, las gestoras de fondos de inversión y pensiones, las participaciones en Grupo Mapfre y las participaciones internacionales en la mexicana hipotecaria su Casita y en el recién adquirido City Nacional Bank of Florida. En el futuro, la entidad confía en crecer de forma "orgánica" y mediante nuevas adquisiciones de participaciones, principalmente mayoritarias. Según la entidad, el Proyecto Cibeles desarrollará actividades "con sinergias", centrándose en el sector financiero e incorporando algunos de los negocios "más atractivos" de la actividad bancaria, parabancaria y de seguros de Caja Madrid en España y en el extranjero. La caja matizó además que con esta operación pretende poner en cotización participaciones mayoritarias en compañías sobre las que se realiza una gestión directa y con vocación de permanencia a largo plazo y "no meras participaciones financieras", y dar así entrada a terceros independientes del Grupo en el proyecto.