El resultado antes de impuestos de Caja España durante los seis primeros meses de 2008 alcanzó los 71,3 millones de euros, el 23% menos que en el mismo periodo del pasado año. Según han precisado hoy fuentes de la entidad financiera, este descenso de las ganancias está relacionado con la adaptación al nuevo entorno de mercado y con el intento por reforzar su solvencia.