Caja Cantabria logró en el primer semestre del año un beneficio después de impuestos de 36,6 millones de euros, un 0,6% más del resultado obtenido en el primer semestre de 2007, mientras su volumen de negocio aumentó un 11%, hasta llegar a 11.320 millones de euros. Para el presidente de la entidad, Enrique Ambrosio Orizaola, que dio cuenta hoy de los resultados en rueda de prensa, se trata de unos "muy buenos" datos en un "entorno difícil". Además, se han cumplido los objetivos fijados para el primer semestre y la "expectativa" es cumplir también los señalados para el conjunto del año.