Caixanova obtuvo un resultado antes de impuestos de 41,5 millones de euros a finales del mes de abril, un 10,7% menos que el año anterior, aunque logró recortar sus costes financieros en un 10,5% y mejorar su margen de intereses en un 37,9%.  La caja explicó que estos resultados fueron posibles pese a la "complicada coyuntura económica" y a que la venta de Unión Fenosa redujo considerablemente sus ingresos por dividendos. No obstante, los ingresos por productos financieros experimentaron un aumento, lo que "pone de manifiesto la buena evolución" de la actividad de la entidad.  El volumen de negocio de Caixanova aumentó un 6,6% y alcanza los 42.799 millones de euros. Así, aumentaron los préstamos personales y los préstamos hipotecarios, mientras que, en los recursos de clientes, destacó el incremento del ahorro a plazo y del ahorro a la vista.