El Grupo Caixanova obtuvo un beneficio antes de impuestos de 113 millones de euros durante los nueve primeros meses de 2009, lo que representa un descenso del 7 por ciento respecto al mismo período del año anterior, un resultado que la caja atribuye a una dotación de 390 millones a provisiones. En un comunicado, en el que la entidad presenta sus resultados consolidados al cierre del tercer trimestre, Caixanova destaca que el grupo cuenta con un fondo de provisiones que asciende ahora a 767 millones de euros.  Más de un 40 por ciento de estas dotaciones, es decir, 165 millones de euros, se han efectuado con carácter voluntario, de manera que, si se descontara su efecto, se habría alcanzado un resultado antes de impuestos de 278 millones de euros, expuso la entidad gallega.