Caixanova obtuvo un beneficio antes de impuestos de 13,6 millones de euros en los dos primeros meses del año, lo que representa un incremento del 8,2% respecto al mismo período del año anterior, después de haber realizado dotaciones por valor de 38,2 millones.