Caixanova ha logrado un resultado antes de impuestos --todavía sin consolidar el grupo-- de 22,5 millones de euros, un 29,2 por ciento menos con respecto al primer trimestre del año pasado, y ha reducido en 19 puntos la tasa de morosidad, hasta situarla en el 4,78 por ciento.