Caixanova cerró el ejercicio 2009 con una tasa de morosidad del 4,89% y con un fondo de provisiones de 715,3 millones, que le serviría, según asegura, para afrontar cualquier posible contingencia futura tanto de su cartera crediticia como debido a una mala evolución de los mercados. A través de un comunicado, la entidad financiera destacó que su índice de morosidad es inferior al de la media del conjunto de las cajas de ahorros, que en noviembre ascendía al 5,10%, y que de esta manera acumula once meses consecutivos conteniéndola.