Caixa Manlleu ha obtenido en 2009 un beneficio neto consolidado de 4,4 millones de euros, un 26,5% menos que en 2008, tras destinar 20 millones de euros a provisiones para insolvencias, más del doble que en el ejercicio anterior. El presidente de la entidad, Joan Contijoch, ha explicado hoy que los resultados podrían haber sido magníficos, los mejores de la historia, si no hubiera sido por la crisis, que ha obligado a aumentar las dotaciones para hacer frente a un previsible incremento de la morosidad.