Caixa Catalunya ha captado 110 millones de euros con la comercialización del nuevo producto de venta y alquiler orientado a sus clientes de banca privada y que supone la cesión de la propiedad de sus sucursales bancarias con el compromiso de seguir ocupando las oficinas en régimen de alquiler. El inversor recibe un importe en concepto de alquiler que supone una rentabilidad que oscila entre un 6% y un 6,5% y una rentabilidad global de la operación que se estima en un 8,5%, teniendo en cuenta el futuro incremento de los alquileres. En sólo dos meses desde su lanzamiento, Caixa Catalunya ha conseguido cerrar operaciones por 110 millones de euros, si bien se han recibido y se están estudiando peticiones por más de 750 millones de euros, 1,5 veces más la oferta total, que era de 514 millones.