El director general de Caja Inmaculada (CAI), Luis Miguel Carrasco, consideró hoy que el Banco de España no está presionando a las cajas en el proceso de negociación de fusiones, sino que "lo que quiere es que todos estemos preparados para competir en un nuevo entorno y sentar las bases para que las cajas tengan éxito y protejan a sus clientes". Por ello, "entiende que fortalecer el tamaño de las cajas es positivo", aunque estos procesos "tienen que tener sentido en el futuro", afirmó.