Los servicios de Reino Unido, desde bancos a aerolíneas, se contrajeron de forma inesperada por primera vez en cinco años (49,8 puntos) y la confianza del consumidor (69 puntos) cayó a su menor nivel desde 2004, por lo que la economía se encuentra en el borde de la recesión, recoge Bloomberg.