Cadbury Schweppes, el mayor fabricante de dulces del mundo, ha elevado sus previsiones de ingresos y beneficios en su división de golosinas, debido al aumento de las ventas de chocolate en Reino Unido y de chicles en Estados Unidos. Sus márgenes para este año se modificarán tras la subida del precio de la leche. Sus títulos rebotaron ayer en bolsa un 1,1%, hasta los 6,4 dólares.