La dirección de Cadbury y los sindicatos han alcanzado un preacuerdo sobre las condiciones para el cierre de la planta de chicles Trident en El Prat de Llobregat (Barcelona), lo que supondrá el despido de 156 trabajadores y el traslado de la producción a Polonia. Las condiciones, que la plantilla del centro deberá ratificar mañana mediante votación, pasan por prejubilaciones a partir de los 50 años --una medida que afectará a una cincuentena de trabajadores-- e indemnizaciones de 60 días por año, según explicó hoy a Europa Press la responsable del sector alimentario de UGT en el Baix Llobregat, Ester Espigares.