Una inversión en el conjunto del sector de la construcción equivalente a un 1% del PIB (unos 10.500 millones de euros) permite crear 189.100 nuevos empleos entre directos e indirectos, y recaudar 5.200 millones de euros, con lo que recupera así casi la mitad del total invertido, según un estudio de la patronal de grandes constructoras Seopan. Del total de puestos de trabajo que genera una inversión de este importe, unos 126.000 serían directos y otros 63.200 indirectos, generados por empresas de suministros y proveedores. En cuanto a los retornos fiscales, destaca el hecho de que más de una tercera parte de los mismos (el 36% del total), esto es, 1.893,06 millones de euros, provendrían del importe que el Gobierno se ahorraría en prestaciones por desempleo como consecuencia de la generación de empleos.