El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunciará este viernes una serie de medidas para evitar que siga creciendo la tasa de incumplimiento de pagos de los deudores hipotecarios, en su primera iniciativa pública para afrontar una crisis que ha hecho tambalearse los mercados financieros mundiales. También hablará sobre reformas que eviten que este tipo de problemas surjan en el futuro. Muchos analistas advierten de que una propagación de la crisis crediticia podría arrastrar a la economía estadounidense a una recesión, pero el Gobierno de Bush ha dicho reiteradamente que las bases económicas de EEUU están saneadas y que el crecimiento mundial es fuerte.
Los mercados financieros han vivido situaciones volátiles en las últimas semanas ante el aumento de los incumplimientos de pagos de las llamadas hipotecas "subprime" concedidas a solicitantes de préstamos de menor solvencia. La Reserva Federal ha tomado medidas para aumentar la liquidez en los mercados y se enfrenta a peticiones de recortes en los tipos de interés para evitar una mayor restricción crediticia que podría rebajar el crecimiento económico