El presidente de EEUU, George W. Busch ha anunciado medidas para ayudar a los propietarios de casas a soportar los fuertes incrementos en sus pagos de hipotecas. El anuncio es un esfuerzo para evitar que la crisis provoque que la economía caiga en recesión. El plan podría potencialmente ayudar a 1,2 millones de propietarios. Además Bush ha anunciado la buena marcha de la economía y destaca que podría soportar la tormenta del sector de viviendas.