Burberry registró en el primer semestre de su ejercicio fiscal, cerrado el 30 de septiembre, un beneficio atribuido de 56,8 millones de libras (64 millones de euros), lo que supone un descenso del 24% respecto al mismo periodo del año anterior, debido entre otros factores al retroceso del 31% en las ventas en España. Las ventas del grupo de artículos de ropa y complementos de lujo registraron un incremento del 6% durante estos primeros seis meses, hasta 527,7 millones de libras (595,3 millones de euros), de los que el 9% corresponde al mercado español.