La Comisión Europea difunde hoy sus nuevas previsiones económicas y, ante la persistencia de la incertidumbre en los mercados financieros, la fuerte desaceleración en EEUU y el empeoramiento de los indicadores, probablemente volverá a rebajar sus cálculos de aumento del PIB. En sus nuevos cálculos, el ejecutivo de la UE tendrá que reflejar el escenario global más pesimista derivado de las turbulencias financieras, al que se han sumado la subida imparable del crudo y el euro y el repunte de la inflación. Las proyecciones, referidas al periodo 2008-2010, incluyen estimaciones sobre aumento del PIB, evolución de la inflación, el desempleo y las finanzas públicas para la eurozona y la UE, así como para cada uno de los 27 Estados miembros.