La Comisión Europea valoró hoy los progresos hechos por España para mejorar su competitividad, en el marco de la estrategia de Lisboa, pero advirtió de que quedan varias asignaturas pendientes, como aumentar la competencia en el sector energético. En el ámbito macroeconómico, Bruselas recomendó al Gobierno un esfuerzo para contener el creciente déficit corriente y las presiones inflacionistas, así como una vigilancia estricta de la evolución del mercado inmobiliario. El Ejecutivo de la UE también señaló que, a pesar de que se han tomado medidas para recortar las emisiones contaminantes, España difícilmente alcanzará los objetivos establecidos en el Protocolo de Kioto.