La Comisión Europea permitirá a las marcas de lujo seguir impidiendo la venta de sus productos a través de Internet por parte de distribuidores que no tengan locales físicos, tal y como le reclamaba el sector, que no quería perder el control de sus productos en el comercio electrónico. El Ejecutivo comunitario aprobó hoy una actualización de la normativa de la UE sobre competencia en la distribución de productos y servicios con el objetivo de adaptarla al creciente papel del comercio electrónico. La legislación comenzará a aplicarse en junio y estará en vigor hasta el año 2022.