La Comisión Europea ha obligado a la empresa informática estadounidense Rambus a rebajar el canon que cobra por algunas patentes de los chips de memoria DRAM. La compañía, que había sido acusada por Bruselas de abusar de su suposición dominante en el mercado para imponer unas tarifas excesivas, se libra así de una fuerte multa.