La Comisión Europea está examinando si las ayudas públicas concedidas hasta ahora por España a Caja Castilla La Mancha (CCM) para garantizar su supervivencia, así como los fondos para facilitar su absorción por parte de Cajastur, respetan la legislación comunitaria.