Iberdrola ha denunciado ante la Comisión Europea que la legislación francesa permite blindar a EDF, controlada en un 85% por el Estado francés, de forma contraria a los principios de la normativa comunitaria sobre mercado interior.La compañía española entiende que las leyes 2004/83 y 1983/675 establecen una especie de "acción de oro" sobre EDF que la protege de forma ilegal
frente el interés de otras compañías.La regulación francesa contraviene, a su juicio, los dos pilares básicos del mercado único europeo: la libre circulación de capitales y el derecho de establecimiento.La Comisión Europea debe decidir ahora si admite la denuncia a trámite y, en ese caso, si abre expediente a Francia por incumplimiento del derecho comunitario.