El grupo italiano Enel ha notificado ya a la Comisión Europea su intención de comprar el 25% de Acciona en Endesa para hacerse con el control total de la eléctrica española y el Ejecutivo comunitario decidirá antes del 17 de abril si autoriza o no la operación. Una vez que concluya el plazo, Bruselas puede aprobar la compra, con o sin condiciones, si considera que no tendrá un impacto negativo sobre la competencia, o bien abrir una investigación en profundidad de 90 días de duración si detecta problemas. Sin embargo, el Ejecutivo comunitario indicó que tiene la intención de examinar el expediente a través del procedimiento simplificado, que es el que se aplica a los casos menos problemáticos. De momento, Enel redujo ayer las inversiones de Endesa a casi la mitad porque la crisis obliga a moderar esta partida y porque el plan estratégico de la eléctrica presentado hoy no contempla fusiones ni adquisiciones.