La Comisión Europea acogió hoy de manera favorable el proyecto de reforma del mercado francés de la electricidad que ha presentado hoy el Gobierno galo, al considerar que supone un paso hacia una verdadera apertura de este mercado a la competencia. París se ha comprometido a liberalizar las tarifas aplicables a las grandes y medianas empresas tras un periodo de transición, tarifas que son todavía objeto de investigación por parte del Ejecutivo comunitario.  Para la comisaria responsable de Competencia, Neelie Kroes, si Francia aplica sus compromisos, esta reforma aumentará sensiblemente la competencia en el mercado galo de la electricidad en beneficio de los consumidores, ejercerá presión sobre los precios y estimulará la innovación y la inversión.