La Comisión Europea ha dicho a clientes y competidores de Nokia, el mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo, y del fabricante de mapas Navteq que su acuerdo se parece al de la adquisición de Tele Atlas por el de TomTom, el principal fabricante mundial de aparatos de navegación para coches, a la que dio su aprobación el miércoles. Los inversores se preguntaban si la decisión de Bruselas de dar el permiso incondicional para la compra de Tele Atlas por 2.900 millones de euros establecía un precedente para Nokia. Unos cuestionarios confidenciales obtenidos por Reuters muestran que los reguladores van a hacer una investigación independiente de Nokia, aunque la Comisión admite que los acuerdos son similares. Nokia ha ofrecido 8,1 millones de dólares por Navteq, que como Tele Atlas, fabrica mapas digitales para aparatos de navegación para coches, mapas web para Yahoo y Google y teléfonos.