La Comisión Europea aseguró este martes que la crisis económica y financiera internacional ha generado una especial "necesidad" de consolidación de las cuentas públicas en la mayoría de los países y que en el conjunto de la Unión Europea la consolidación fiscal para restablecer la sostenibilidad podría exceder los 800.000 millones en los próximos años. En un informe presentado este martes y que analizarán a mediados de abril en Madrid los ministros de Economía y Finanzas de la UE, Bruselas plantea por tanto analizar fuentes de financiación innovadoras, para paliar el impacto presupuestario de los retos mundiales vinculados al sector financiero, el cambio climático y el desarrollo. Entre las propuestas, figura aplicar un impuesto a las prácticas de riesgo de los bancos y gravar las emisiones de carbono.