La Comisión Europea autorizó hoy la compra de la compañía aérea británica Bmi por parte de la alemana Lufthansa tras constatar que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el mercado comunitario. La investigación del Ejecutivo comunitario se concentró en una serie de rutas en las que las dos compañías, que son miembros de Star Alliance, ya colaboran. Su conclusión fue que resulta improbable que Lufthansa empezara a operar vuelos en rutas donde se limita a comercializar vuelos operados por Bmi y viceversa. Por ello, Bruselas cree que la operación no limitará la competencia en esas rutas, ya que seguirá habiendo suficientes alternativas.