La Comisión Europea autorizó hoy al grupo siderúrgico ArcelorMittal y la compañía turca Borusan a crear una empresa conjunta para la construcción de un nuevo tren de bandas en caliente en Turquía, tras concluir que no perjudicará a la competencia en Europa. El ejecutivo de la UE examinó la operación en base al procedimiento simplificado de control de concentraciones, el que aplica a las operaciones que a priori no plantean problemas. Según la información facilitada por ArcelorMittal, la sociedad conjunta estará participada al 50% por cada una de las compañías y conllevará una inversión de 500 millones de dólares (alrededor de 320 millones de euros). El nuevo tren estará ubicado junto a la planta de Borcelik que ArcelorMittal y Borusan gestionan conjuntamente en Gemlik, en la costa turca del mar de Mármara.