La Comisión Europea autorizó hoy el proyecto de la empresa belga de electriciad Electrabel para comprar algunas centrales de la compañía alemana E.ON y hacerse con los derechos sobre una determinada capacidad de producción en Alemania que le garantizan un volumen de electricidad concreto. La operación está vinculada a la compra por parte de E.ON de activos de Electrabel en la producción de electricidad y de los derechos que posee en Bélgica y Países Bajos, dado que E.ON se comprometió ante las autoridades comunitarias a deshacerse de estos activos para eliminar los problemas de competencia que se generarían en Alemania.