La Comisión Europea dio hoy luz verde al plan de rescate diseñado este fin de semana por Reino Unido para evitar la quiebra del banco hipotecario Bradford & Bingley al considerar que cumple las reglas comunitarias sobre ayudas públicas. El plan incluye la nacionalización del banco y la venta de la red de sucursales y de los depósitos a Abbey National, la filial británica del banco español Santander. El Ejecutivo comunitario se mantuvo en contacto con las autoridades de Reino Unido durante todo el fin de semana para ayudar en el diseño del plan de rescate y garantizar que cumpliera la normativa europea.