La Comisión Europea amenazó este miércoles con denunciar al Estado español ante el Tribunal de Justicia de la UE si en dos meses no garantiza la protección de las aves esteparias afectadas por la construcción en Cataluña del canal Segarra-Garrigues: un canal de 85 kilómetros que llevará el agua del Segre a los cultivos de regadío de Lleida. El Tribunal comunitario ya sentenció en 2007 que España incumplía las normas medioambientales al permitir la construcción del canal sin tomar medidas para proteger las aves. Las autoridades autonómicas han ignorado la sentencia y las españolas no han hecho que la respeten. Si hubiera una segunda sentencia contra el Estado, vendría acompañada de sanciones multimillonarias.