El presidente de Repsol YPF, Antoni Brufau, ha rebajado la crisis diplomática entre España y Venezuela fruto de la tensión en la última Cumbre Iberoamericana a un "pequeño contratiempo" y ha descartado que tenga impacto para las empresas españolas que, como su petrolera, operan en ese país. Brufau hizo estas declaraciones después de participar en las jornadas de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) que se celebraron esta mañana en Barcelona. "Este pequeño inconveniente hay que gestionarlo en un corto plazo", aseguró Brufau, quien destacó la importancia de la inversión extranjera en toda Iberoamérica. Como prueba de ello señaló que "en mi sector, el petróleo, todas las empresas norteamericanas están operando en Venezuela sin ningún problema y está claro que las relaciones con Estados Unidos no son las óptimas".