El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, recibió una retribución por el desempeño de su cargo de 7,08 millones de euros en 2011, que incluye un bono especial de 2,77 millones por la operación en Brasil con la china Sinopec, que permitió a la petrolera triplicar el beneficio en 2010.

Descontado este bono especial, la retribución del presidente de Repsol, entre fija y variable, se situó en 4,31 millones de euros, un 9,6% más que en el ejercicio anterior. La prima extraordinaria por la operación con Sinopec también la recibieron el secretario general del consejo, Luis Suárez de Lezo, y el comité de dirección.

En total, y una vez incorporado este bono, el conjunto del consejo de administración recibió 16,3 millones de euros, frente a los 11 millones del ejercicio anterior. La retribución fija fue de 8,3 millones, frente a 8,1 millones un año antes, pero la variable, por el efecto de la prima de Sinopec, pasó de 2,23 millones a 7,36 millones.

Los quince consejeros de la petrolera recibieron además 2,6 millones de euros en fondos y planes de pensiones, así como 294.000 millones de euros en primas de seguros de vida.