El suministro de gas natural licuado (GNL) superará la demanda existente hasta el ejercicio 2013, y posteriormente, se producirá la situación contraria, a menos que se apruebe la inversión final de nuevos proyectos sobre este combustible, según explicó hoy el Presidente de Repsol, Antonio Brufau.