El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, dijo anoche a Cataluya Radio que el nuevo contrato con el ejecutivo de Evo Morales tendrá poco impacto en la compañía y agregó que de tenerlo será positivo, porque permitirá inversiones con la seguridad jurídica necesaria.
El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, dijo anoche a Cataluya Radio que el nuevo contrato con el ejecutivo de Evo Morales tendrá poco impacto en la compañía y agregó que de tenerlo será positivo, porque permitirá inversiones con la seguridad jurídica necesaria. Según el nuevo acuerdo con Bolivia, las compañías extranjeras deberán pagar impuestos de entre el 50-82% sobre el valor del hidrocarburo extraído, en lugar del 18% actual, por lo que los beneficios de las extranjeras pasarán del 40% al 15%, a juicio del ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Carlos Villegas. Desde 1997, Repsol YPF ha invertido 916 millones de euros en Bolivia y prevé invertir unos 1.000 millones de dólares (787 millones de euros) en los próximos años, según publica el diario La Razón. Esta inversión supondría aumentar la inversión inicialmente prevista de 693 millones de euros, según El Economista. La petrolera no ha querido hacer ningún comentario sobre la inversión en el país sudamericano en el futuro. Con respecto al posible impacto del nuevo contrato sobre las reservas, los analistas se muestran cautos. Dexia Equities destaca que el Gobierno boliviano todavía tiene que dar detalles sobre la toma de control del 51% del capital de las compañías mixtas (YPFB-petrolera extranjera), como es el caso de Andina. Esto tendrá un impacto en Repsol YPF, ya que sólo podrá anotarse 49,9% de sus reservas en Bolivia frente al 100% anterior, explica Dexia. BPI también indica este aspecto: Repsol se verá obligado a recortar reservas en Andina, una vez que la compañía pase a estar bajo control del Gobierno boliviano. Sin embargo, este analista cree que el impacto será neutral, porque el recorte de reservas va acompañado de una menor participación en Andina. Como consecuencia la reserva atribuida a minoritarios se eliminará, concluye. En febrero pasado, Repsol YPF rebajó las reservas en Bolivia (659 millones barriles de petróleo equivalente, el 52% de la revisión que realizó el grupo en febrero), que fue interpretado por algunos analistas como un movimiento para mejorar las relaciones con el Gobierno del indígena aymara. La petrolera española controla el 25,7% de la reservas de gas bolivianas, mientras que la brasileña Petrobrás es la segunda petrolera extranjera con un 14,5% de las reservas. A las 12.07 horas, Repsol YPF estaba plano a 25,95 euros, mientras el IBEX-35 subía 48,2 puntos a 13.760. Ayer, la petrolera cerró descontándose 0,05 hasta 25,95, debido a recogida de beneficios tras las ganancias acumuladas la semana pasada.