El primer ministro británico, Gordon Brown, ha defendido hoy la necesidad de mantener en vigor las medidas extraordinarias de estímulo aplicadas para no perjudicar la recuperación de la economía, y ha reclamado a los líderes mundiales la necesidad de colaborar para hacer frente a los desequilibrios globales.