La operadora de telecomunicaciones británica British Telecom (BT) registró pérdidas de 83 millones de libras esterlinas (92 millones de euros) al cierre de su ejercicio fiscal 2008/09, que concluyó el pasado 31 de marzo, y anunció que recortará alrededor de 15.000 puestos de trabajo a lo largo del presente ejercicio, una cifra similar a la reducción de plantilla afrontada por la compañía durante el pasado ejercicio. Los 'números rojos' de BT, en gran medida relacionados con las depreciaciones asumidas en su división de servicios globales durante el cuarto trimestre, contrastan con el beneficio neto de 1.737 millones de libras (1.936 millones de euros) del ejercicio precedente.