La aerolínea British Airways (BA) registró unas pérdidas netas atribuidas de 375 millones de libras (unos 420 millones de euros) en el último año fiscal, que finalizó el pasado 31 de marzo, tras verse afectada por el alza del carburante. En un comunicado remitido hoy a la Bolsa de Valores de Londres, BA indicó que los números rojos registrados en los últimos doce meses hasta marzo contrastan con las ganancias de 712 millones de libras (unos 797 millones de euros) obtenidas el año anterior.