British Airways ha aumentado un 28% su beneficio de explotación en el primer trimestre y el EBIT de los tres meses a final de junio ha aumentado hasta 263 millones de libras. Además, la aerolínea ha realizado una provisión de 350 millones de libras en mayo para hacer frente a multas por la fijación de precios y el suplemento sobre el combustible.