El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, anunciará un nuevo régimen para compartir la producción de las reservas petroleras costa afuera del país, que otorga a la estatal Petrobras un papel clave en las actividades de explotación. Petrobras será la operadora de todos los bloques de exploración y producción que no cuentan con licencias en la región subsal, donde se realizó una serie de hallazgos petroleros.