BPI ha recomendado "reducir" la presencia en cartera de los títulos de Repsol, después de que la compañía que preside Antonio Brufau y otras empresas aceptaran que el Gobierno de Bolivia regule el suministro de gas natural en aquel país. Además ha fijado un precio objetivo para la petrolera de 27,50 euros por acción.