La petrolera BP ha disminuido la actividad de refino en su planta de Castellón a 90-95.000 barriles por día frente a una media de 98.000 debido a los bajos márgenes y a la desaceleración de la demanda.