La demanda global de crudo alcanzará un nivel máximo entre el 2020 y el 2030, ya que la caída de la demanda del mundo desarrollado será compensada por un consumo creciente de los países emergentes, dijo el martes el presidente ejecutivo de la mayor compañía petrolera de Europa. Tony Hayward dijo a Reuters Television que las políticas de Gobierno de las naciones desarrolladas están provocando una merma de la demanda a una tasa del 1 por ciento anual. El ejecutivo señaló que esa situación estaba contribuyendo a proveer en exceso a las refinerías, lo que estaba llevando a sus competidores a cerrar o vender plantas. Sin embargo, el encargado de BP en Europa añadió: "Tenemos la cantidad correcta de refinerías".