BP ha presentado un incremento del beneficio neto del 63,4% en el primer trimestre, bastante por encima de las previsiones de los analistas, impulsado por los elevados precios del crudo, su nueva producción y la mejora del rendimiento de sus operaciones de refino. La compañía, además, aumentó su dividendo del primer trimestre casi un 30% a 6,81 peniques por acción. La segunda mayor petrolera de Europa por capitalización de mercado registró un beneficio neto en el primer trimestre de 7.620 millones o 40 centavos por acción, frente a 4.660 millones o 23,9 centavos por acción, en el mismo periodo del año anterior.