BP ha anunciado hoy que su beneficio neto ajustado cayó un 66% en el segundo trimestre debido a la caída de precios del crudo y a los débiles márgenes de refino. No obstante, el beneficio mejoró respecto al del primer trimestre y la producción total de crudo y gas se incrementó considerablemente respecto al año anterior. La compañía además dijo que ya ha superado su objetivo de recortar los costes en 2.000 millones de dólares este año y que está en el camino para reducirlos en 1.000 millones más antes de que finalice el año.